O exdirector do CNI afirma que “doantes externos” pagaron o silencio de Bárbara Rey sobre Juan Carlos I